El pueblecito de Bourg

Un pequeño lugar y mucho que contar …

En este post os traemos otro pueblecito francés de los que a nosotros tanto nos gustan y que hace poco tuvimos la oportunidad de visitar. Se trata del Village de Bourg en el departamento de Gironde, en la región de Aquitania, Francia.

Para saber un poquito sobre su historia, Bourg fue fundado por la familia Paulina en el siglo IV. A partir de finales de este siglo, se convierte progresivamente en una ciudad fortificada con el fin de protegerse de las grandes invasiones que en este periodo tuvieron lugar.

Pasó a manos inglesas tras el divorcio de Louis VII y el matrimonio de  d’Éléonore de Guyenne (también conocida como Aliénor d’Aquitaine) con Henri Plantagenêt, y constituyó un punto clave para la defensa de Burdeos durante 3 siglos. Bourg ha sido siempre una ciudad guerrera y punto clave de intercambio comerciales.

Comenzamos nuestra visita en frente de la Eglise de Saint Géronce, una construcción del siglo XIX. La iglesia se encuentra en la parte alta del pueblo y enfrente de la misma hay un mirador donde se puede apreciar toda la parte baja y el puerto.

20170115_131047-1
Vistas desde el mirador

20170115_131108

Por esta parte, se puede acceder a las Escaliers du Roi (Escaleras del Rey) que son conocidas por la anécdota de la “Higuera del Rey“. En 1650, el Rey Louis XIV con 12 años vino a pasar unos días a Bourg. En uno de sus paseos, se acercó a una higuera cuyos frutos parecían muy apetecibles. Una persona que pasaba por allí se tomó la libertad de levantar al Rey del suelo para ayudarle a recoger los frutos.

No obstante, uno de los guardias, creyendo que éste quería hacerle daño, apartó a este hombre del rey y el mismo acabó en prisión acusado de un crimen contra su majestad. La Reina Madre, Ana de Austria, sorprendida por el discurso de su hijo, ordenó la liberación de esta persona cuyo crimen sólo había sido ayudar al joven príncipe.

Tras bajar por las escalera se accede a la parte baja del pueblo. Decidimos tirar primero para la derecha donde dimos un agradable paseo hasta llegar al Parc de L’Esconge, un parque rodeado de zonas verdes con pequeño lago en el medio.

20170115_132411

Desde el lago, se puede apreciar La Porte de L’Esconge, cuyo nombre proviene de su proximidad a la casa noble de la familia Conges. También es conocida como La Puerta de la Jubilación o La Puerta de los Españoles. Se trata de una de las zonas más antiguas de la ciudad.

20170115_134146

Una vez atravesada la puerta, se puede acceder al Château de la Citadelle (Castillo de la Ciudadela) de 1723. Dicho emplazamiento ha conocido sucesivamente a una ciudad galo-romana, un castillo medieval, una ciudadela constituida a finales del siglo XVIII y por último, un monasterio que es lo que hoy día ha dado lugar al Château. Sus jardines de puro estilo francés y su terraza con vistas al rio Dordogne lo contituyen como patrimonio principal para los habitantes de la localidad.

20170115_134527

El mismo se puede visitar por dentro, aunque nosotros no pudimos hacerlo porque estaba cerrado. Era un domingo del mes de enero, por lo que no todos los monumentos en Francia están abiertos en estas fechas.

 

20170115_141658

Seguimos con nuestro paseo y llegamos al centro de la ciudad. Una de las cosas que nos gustó descubrir por casualidad es La Porte de la Mer (La Puerta del Mar).Es una construcción del siglo XVIII y también es conocida como Puerta de la Fuente Puerta Batallera y es la única puerta fortificada que existe todavía en Bourg.

En dirección calle abajo, llegamos de nuevo a la parte baja del pueblo pero del otro lado. Lo que más nos gustó fue la panorámica del pueblecito desde este punto, pues nos permitió apreciarlo todo en su conjunto.

Desde aquí se puede acceder directamente al puerto, aunque el mismo en invierno no tiene gran cosa que ofrecer. No obstante, si hubo dos cosas que nos gustaron bastante: la llamada Maison Mauresque (Casa Morisca) y Le Lavoir (El Lavadero).

 

La Maison Mauresque fue construida y acabada entre el siglo XVIII y el XIX. La leyenda cuenta que esta pequeña mansión pertenecía a un hombre que vivía en las colonias. De regreso a Bourg, decide de modificar la parte de la fachada que daba al rio para otorgarle el estilo particular que podéis apreciar sobre la foto de más abajo. Su pasión por la arquitectura oriental fue lo que le condujo a realizar esta recreación. Es sin duda, uno de los inmuebles que más destacan a simple vista en Bourg.

20170115_143441
Maison Mauresque

Le Lavoir es de 1825 y en su origen se situaba al lado de una fuente. Este lugar estaba particularmente siempre ambientado gracias a las mujeres del pueblo que iban y venían y discutían entre ellas mientras lavaban la ropa.

20170115_142343
Le Lavoir – Vista exterior
20170115_142429
Le Lavoir – Vista interior

Como podéis ver, ni el frío típico de enero ni un cielo completamente gris nos impidieron poder contemplar la belleza de este lugar, que como tantos otros pueblecitos franceses merece la pena descubrir. Bourg en sí mismo no es muy grande por lo que se puede disfrutar y ver el mismo en media jornada. No obstante, siempre es posible quedarse más tiempo para conocer en profunidad todo lo que ofrece tanto este village como sus alrededores.

Espero que os haya gustado la escapada de hoy y hasta muy pronto en la próxima chic@s!

Un abrazo,

Lourdes & Vincent

Capture d’écran 2017-09-17 à 18.41.12

8 comentarios en “El pueblecito de Bourg

¡Te invitamos a dejar un comentario!