Rocamadour, Cahors, Laguepie y Cordes-Sur-Ciel

Descubriendo el corazón de Francia …

Nos fascina la Edad Media y donde haya un pueblecito medieval, ahí quieremos estar para verlo con nuestros propios ojos. Y es que viajar en Francia es lo que tiene; no importa por donde decidas coger el coche y perderte, siempre encontrarás algo con historia que merezca la pena visitar.

Este fin de semana en concreto y aprovechando el puente, unos amigos, Vincent y yo decidimos hacer una escapadita “à la française”.

El punto de partida de nuestro itinerario comenzó en Rocamadour. Hacía mucho tiempo que queríamos visitar este pueblecito y no nos ha defraudado. Se encuentra en Lot dentro de la región de Mediodia-Pirineos. Es un lugar de peregrinación debido al célebre Santuario de la Virgen Negra que durante siglos ha atraido a peregrinos de todos los países.

rocamadour-france

Cuando llegas, lo primero que puedes apreciar es como las casitas y los diferentes monumentos se extienden de manera vertical por el acantilado en el que se encuentra ubicado. Es lo que más impresiona a nivel visual.

20161029_164512

Paseando por el pueblo se puede ver igualmente que hay edificios que se adentran directamente en el acantidalo. Se valieron del mismo como fachada y hoy en día siguen estando muchos de ellos practicamente intactos.

20161029_153920

El monumento principal es la Iglesia de Notre Dame de 1479  donde podemos encontrar a la Virgen Negra. Los habitantes la llaman Santa María de Rocamadour mientras que a nivel turista se la conoce como Virgen Negra debido a su tez.

En relación al nombre de Rocamadour hay dos leyendas diferentes: la primera es que San Amador era un hermitaño que vivía en el pueblecito y los pueblerinos decidieron darle con el tiempo este nombre “al village” . Esta es la leyenda que sería igualmente difundida por los benedictinos más tarde ; la segunda, que es de finales de la Edad Media,  afirma que Zaqueo, un rico publicano de Jericó se instaló con su familia en este lugar y adoptó el nombre falso de “Amadour”. Más tarde, fundó un pequeño oratorio que sería llamado “Roche d’Amadour” (Roca de Amadour) y con el tiempo fue evolucionando  hasta su nombre actual, Rocamadour.

20161029_160253

Terminamos la visita viendo despegar unos cuantos globos aeroestáticos lo que nos permitió  apreciar el paisaje con un toque adicional de encanto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De camino a nuestro siguiente destino, hicimos parada en Cahors donde nos sorprendió El Puente Valentré, un antiguo puente medieval de piedra que cruza el rio Lot y es actualmente el símbolo de la ciudad. La construcción del mismo se inició en 1308 y llevó unos 70 años acabarlo. Hoy en día se conserva en perfecto estado. Las vista desde el mismo son … bueno, mejor os dejamos ver la foto y opinad por vosotros mismos. El pueblo en sí no presenta nada más adicional para completar la visita.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

20161030_102131

En nuestra ruta con el coche, llegamos al pueblecito de Laguepie, uno de esos lugares que descubres por casualidad y donde simplemente te tienes que parar para contemplar su encanto y poder capturarlo en fotos. Es una comuna francesa que se encuentra en el departamento de Tarn-et -Garonne en la región Occitanie.

20161030_174405

20161030_173842

Nuestra segunda gran visita fue el pueblecito de Cordes – Sur – Ciel. Hemos tenido la oportunidad de descubrir numerosos pueblecitos  en Francia pero éste sin duda ha sido uno de los mejores con diferencia. Está también situado en Tarn, al igual que Laguepie.

Tiene su emplazamiento a lo largo de una colina, por ello la visita  comienza en la parte baja del pueblo  hasta la parte alta, donde las vistas que ofrece de la campagne française son simplemente espectaculares. Cada calle, cada edificio cada rincón… tienen impregnados ese aire típico medieval que se ha conservado tan bien hasta nuestros días.

Y es que este pueblecito conoció un importante periodo de prosperidad económica entre el siglo XIV y el siglo XVI (L’âge d’or), donde muchas familias de artesanos llegaron a convertirse en burgeses y mercaderes, empezando a construir lujosas casas y palacetes de estilo gótico, los cuales aun se pueden apreciar en sus calles. No obstante, tras este periodo, y con la apertura de nuevos mercados, muchas de esas familias decidieron establecerse en los nuevos epicentros de la actividad comercial cayendo Cordes en el olvido. Sin embargo, todo estos acontecimientos generaron una consecuencia positiva y es que Cordes-sur -Ciel no fue objeto de destrucción durante Las Guerras de Religión de finales del siglo XVI. El mismo ofreció resguardo a numerosas familias, y por ello hoy en día su patrimonio se conserva prácticamente intacto.

20161031_104910

20161031_102553

20161031_111728

 

La noche la pasamos en un acogedor hotel de estilo gótico-medieval;  el Hotel Raymond VII, el cual nos ofreció un excelente servicio y un desayuno para chuparse los dedos. Ese despertar fue una de las mejores experiencias del viaje …  Al abrir la venta de la habitación pudimos dejarnos llevar por ese típico olor “a campagne” y las asombrosas vistas que trasladaron todos nuestros sentidos a otra parte … Lo recomendamos completamente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

20161031_100512

Hasta aquí todo por hoy chic@s.

Esperamos que os haya gustado y hasta muy pronto en el próximo post.

Un abrazo,

Lourdes & Vincent

13 comentarios en “Rocamadour, Cahors, Laguepie y Cordes-Sur-Ciel

  1. Aixxx Rocamadour!!! Ya te dije en un comentario de instagram que tengo unas ganas de visitar este lugar… me hace gracia que compartimos que a mi también siempre me ha encantado visitar pueblos medievales, como haya algún castillo o una ciudad con muralla… vamos me vuelvo loca!!!
    Muy bonito post, me va a servir de ayuda para cuando me decida a ir por allí. Muchas gracias. Preciosas fotos como siempre 🙂
    Un abrazo.

    1. Hola de nuevo! Si! a mi también me encanta encontrar personas que compartan la misma pasion! La verdad es que cuanto mas descubro Francia mas me gusta! Y esos pueblecitos me fascinan! Qué bueno es viajar y poder compartir experiencias con personas como tu! Un saludo 🙂

  2. Maravillosos lugares en la región. El año que pateamos Albi y Carcassonne fue un gustazo, un lujo para los ojos. Aunque Carcassonne, a fin de cuentas, sea una reconstrucción idealizada, tiene un encanto fascinante. Pero Albi… eso es una gran sorpresa (y, por cierto, no hay que perderse el Museo de Tolouse Lautrec, al lado de la catedral). ¡A fe mía que te encantará, voto a bríos!

    1. Cuánta razón tienes Lord Alce! Carcasonne es una maravilla pero hay muchos otros lugares en Francia que se pueden equiparar a nivel de encanto y belleza. No obstante, Albi para mi gusto fue la gran sorpresa del viaje! Aun tengo que hacer una entrada sobre estos dos lugares! Gracias por leer el post! Un abrazo

¡Te invitamos a dejar un comentario!